Mostrando artículos por etiqueta: amor incondicional

Jueves, 11 Junio 2020 19:33

AMOR INCONDICIONAL

 

A veces, vivimos en un epicentro donde nuestra mirada es incapaz de ver aquello que tiene más cerca. Quizás, podemos ver las necesidades ajenas, o al menos eso creemos, pero somos incapaces de ver las propias. Tal vez solo necesitamos, un poco de tiempo, algo de atención y una habitación propia (y no, no hay que ser Virginia Woolf). 

Se trata de entrar en contacto con nuestras raíces. Se trata de nutrirnos para permitir que nuestras hojas, nuestras ramas, crezcan altas y libres. 

Amarse a uno mismo, a una misma, forma parte de un proceso fundamental en nuestra vida que hará que podamos amar de una forma honesta a los demás. 

Es sentir una clase de amor que es INCONDICIONAL , un amor que nos corresponde por derecho propio, solo por el hecho de estar vivos, un amor que nadie nos puede quitar. 

Es muy complicado dar lo que no se tiene, y si una persona no siente AMOR HACIA SÍ MISMA, difícilmente podrá darlo. Podrá creer que está amando a los demás, sin embargo estará cayendo continuamente en la manipulación, las exigencias y el chantaje emocional. 

Cuando no hemos aprendido a amarnos incondicionalmente, buscamos fuera ese amor que añoramos, dándole un valor que muchas veces va en relación a cómo nos tratan o cuanto nos valoran. De este modo, quedamos expuestos a la evaluación externa y por tanto, dejamos nuestra FELICIDAD en manos ajenas, en lugar de responsabilizarnos de ella. 

Este tipo de dependencia nos perjudica, hasta el punto de ir mendigando amor y cariño; llamando la atención y emitiendo conductas complacientes, para obtener las miradas, el acercamiento y el cuidado de las demás personas. 

Te invito a hacerte estas dos preguntas: 

¿Depende mi valor personal de las causas externas? 

¿Creo que el hecho de amarme a mí mismo/a es un acto egoísta? 

Si tus respuestas son, SI, no eres el único/a, estas CREENCIAS son más comunes de lo que pensamos y nos hacen olvidar que el amor hacia los demás comienza por el amor a uno mismo, formando a su vez parte del amor hacia la humanidad. 

Incorporar el cuidado mutuo en nuestras vidas nos permite atender nuestras necesidades, sin poner por encima de ellas las de los demás. Para ello, resulta imprescindible conocerlas e indagar en ellas, aprender a atenderse. 

Cuando nos atendemos y comprendemos, somos capaces de NO JUZGARNOS ni culpabilizarnos por los errores que podamos haber cometido, emprendiendo un camino hacia la ACEPTACIÓN de lo que somos. Aceptar lo que somos, implica aceptarnos con nuestros defectos, descubriendo las destrezas, límites, habilidades, virtudes y recursos de los que disponemos. 

A través de la aceptación nos acercamos al amor incondicional, como un acto de COMPASIÓN y de entendimiento hacia lo que somos. Sin que las propias exigencias limiten nuestra capacidad para amarnos, y en consecuencia amar a los demás. 

Así, de una forma honesta, podremos establecer relaciones que no se basen en la búsqueda del reconocimiento. Queriéndonos, podremos entregarnos verdaderamente al acto de poder querer a las demás personas de una forma compasiva. 

Ama incondicionalmente, no pidas nada a cambio. Recibirás mucho sin necesidad de pedirlo -lo convertirás en otra cosa-, pero no seas un mendigo. En el amor sé un emperador. Solamente da y observa qué ocurre: recibirás mil veces más. Pero tienes que aprender el truco. De lo contrario seguirás siendo un avaro; darás un poco y esperarás recibir algo, y esa espera y esa expectación destruirán toda la belleza de tus actos”. -Osho- 

Amarse no depende de lo que te amen:

.- Nos han enseñado a tomar demasiado en serio lo externo para amarnos a nosotros mismos. Sin embargo, es importante saber que ni nuestros logros, ni nuestro éxito en la vida debería condicionar el querernos más o menos. 

.- Amarse a uno mismo, a una misma, tiene que ver con respetarse, entenderse, comprenderse y perdonarse. Aprender todos los días de nuestros errores nos ayudará a conectar con nuestro interior y enriquecernos. Cuando nos amamos de forma sana estamos preparados para amar a los demás, si no corremos el riesgo de caer en relaciones de dependencia y necesitar a la otra persona para ser feliz.  

Howard Gardner, padre de la teoría de las Inteligencias Múltiples, habla de la INTELIGENCIA INTRAPERSONAL. Se trata de una inteligencia que nos permite conocernos y bucear en nuestros sentimientos y emociones. Gracias a este tipo de inteligencia introspectiva podemos comprendernos y entendernos. Así pues, fomentar esta inteligencia en nosotros será de gran beneficio para aprender a amarnos. 

En definitiva, y este es el tip de hoy: Ámate de forma saludable, ámate incondicionalmente, y de esta forma aprenderás a amar a los demás sin dependencias ni exigencias.

 

¡SALUD!

 

 

Publicado en AUTORRELATOS
Viernes, 13 Septiembre 2019 11:29

COMO VACA SIN CENCERRO

Almodóvar me hizo mucho bien mostrándome este concepto en “La flor de mi secreto”. “Ay hija, tan joven y ya andas como vaca sin cencerro”, le dice Chus Lampreave a Marisa Paredes.

 

Así me siento por estas fechas desde hace cuatro septiembres: como vaca sin cencerro.

 

En septiembre, tú hubieses cumplido años y nosotros aniversarios de amor.

 

Soy una envidiosa.

 

 

Me he quedado sin pulso y sin aliento...

Me he quedado sin pulso y sin aliento
separado de ti. Cuando respiro,
el aire se me vuelve en un suspiro
y en polvo el corazón de desaliento.

No es que sienta tu ausencia el sentimiento.
Es que la siente el cuerpo. No te miro.
No te puedo tocar por más que estiro
los brazos como un ciego contra el viento.

Todo estaba detrás de tu figura.
Ausente tú, detrás todo de nada,
borroso yermo en el que desespero.

Ya no tiene paisaje mi amargura.
Prendida de tu ausencia mi mirada,
contra todo me doy, ciego me hiero”.

(Ángel González)


Foto:Siempre nos quedará Conil

 



 

Publicado en AUTORRELATOS
Lunes, 04 Marzo 2019 19:06

LOS HUECOS DEL CORAZÓN

GESTIÓN DE EMOCIONES Y DISTINCIONES LINGÜÍSTICAS QUE NOS AYUDEN A VIVIR DE UNA FORMA CONSCIENTE (APEGO/DESAPEGO, ACEPTACIÓN/RESIGNACIÓN, PEDIR/SUPONER, CREENCIAS LIMITANTES/POTENCIADORAS)-

En este taller me baso en la idea de que tú debes ser el cambio que quieres en el mundo. Trabajaremos la idea de re-conectar con nuestra esencia para volver a ser la semilla que fuimos.

En esta formación, que se realizará en formato de fin de semana (viernes tarde y sábado completo), partiremos de conceptos como:

.AUTENTICIDAD (si vives para que los demás te valoren, no te valoras a ti mismo/a).

.DESAPEGO (si hay apego, no hay amor).

.CORAJE (¿Cuantas cosas dejamos de hacer por miedo?, ¿Cuantas cosas hacemos por miedo?).

.INOCENCIA (Como dice Borja Vilaseca, la inocencia es el estado del alma libre de culpa).

.AMOR INCONDICIONAL (Amor a uno mismo. Si te amas a ti mismo, a ti misma, descubres que tú eres la fuente de tu felicidad).

Trabajar desde el Coaching nos permite integrar a través de la experiencia, explorándose y aplicando lo aprendido en la seguridad que ofrece el contexto de la formación.

Esta metodología implica además, indagación y aprendizaje de una forma única y holística, teniendo en cuenta la naturaleza de cada ser humano.

Trabajaremos desde lo vivencial, experimentando cada una de las herramientas que vayamos adquiriendo y convirtiendo el proceso en una experiencia única.

Publicado en AUTORRELATOS
Miércoles, 12 Diciembre 2018 11:22

¿QUÉ NOS PASA CON LA MUERTE?

Hoy es el aniversario del peor día de mi vida. De la pasada, de la presente y seguramente de la futura.

También hoy he leído en alguna red social, que un famoso presentador, de un famoso programa, de una popular televisión, salio anoche, como un campeón, a trabajar horas después de la muerte de su madre.

He visto como sus cientos de seguidores lo felicitaban, le decían lo buen profesional que era. Como le decían lo orgullosa que su madre se sentiría, como se quitaban el sombrero ante tal hazaña y como tuvo el detalle de dedicar el programa a su madre recién muerta.

¿Qué nos pasa con la muerte?.

¿Por qué tenemos esa necesidad de hacer como que nada pasa?.

Para mí, dejarte sentir es lo que te salva. Te salva del dolor, del cuchillo que atraviesa tu vientre, tu corazón, tus entrañas. Te salva de morir ahogada por tu propio llanto, por tus mocos, por tu angustia.

Yo no quiero diluir el dolor. Eso significaría que desaparecería en la amalgama. Yo quiero hacerlo mío. Integrarlo. Cuidarlo. Dejar que me acompañe sin convertirlo en sufrimiento.

Pero para eso, he necesitado, necesito, estar muchas horas, muchos días, “sin hacer”, “sin tener que”, dejándome acompañar por la ausencia, por los planes -o no planes- de qué voy a hacer, de qué estoy haciendo sin él.

Ahora, después de tres años, no creo sentir menos dolor, porque cuando la personas que pierdes está presente en ti cada segundo del día, poco importan los años. Pero si se gestionarlo de otra manera.

Esta es mi táctica. Esta es mi estrategia. Este es mi sol de la mañana.

 

(Obra de E. Hopper, Sol de la mañana)

Publicado en AUTORRELATOS