Elementos filtrados por fecha: Julio 2020
Viernes, 10 Julio 2020 06:02

PRESAGIOS Y AUGURIOS

Me encanta la sonoridad de estas palabras. Reflexionar sobre ellas ha seguido el camino contrario a la lógica. Primero pensé en el fonema y luego caí en la cuenta de lo mucho que estos términos, tan hermosos, con tanto significado, tienen que ver con un término, mucho menos sonoro, pero con gran carga en disciplinas como la psicología o el coaching: la “profecía autocumplida”.

A su vez, este concepto lo relaciono con los “y si // y si no”, que tienen mucho que ver con la adivinación y las creencias vinculadas a los presagios y los augurios. Cerramos el círculo!

Exacto, la “profecía autocumplida” es la predicción que, una vez hecha se convierte en la causa que corrobora esa predicción más adelante. Si yo concibo algo como real, esta situación crea efectos reales en mí, porque yo creo (de crear) la realidad a través de mi sesgo.

Relacionándolo con la situación actual podríamos poner un ejemplo. Si una persona cree que todo lo que está pasando alrededor del covid se debe a una conspiración política y económica a nivel mundial, todo lo que lee, todas las noticias que escucha, toda la información que busca estarán enfocadas en confirmar esa hipótesis y se aferrará con mayor convicción a ello. Su profecía se ha cumplido. Su enfoque subjetivo triunfa por encima de cualquier otra teoría.

Las creencias y las expectativas que los demás tienen sobre nosotros también afectan a nuestro comportamiento, generando conductas que confirman lo que se espera que hagamos. Otra vez, la “profecía autocumplida”.

Se dice que la “profecía autocumplida” es un sesgo en la percepción que provoca que anticipemos los hechos y sus consecuencias antes de que ocurran.

Cuando vivimos una situación determinada guardamos un registro en nuestra memoria que nos sirve de aprendizaje, vamos construyendo nuestra vida a través de las vivencias, pero...

 

¿CUAL ES EL PROBLEMA?

 

Fácil: NOS ANTICIPAMOS. Ante una situación determinada y basándonos en argumentos totalmente irracionales y fuera de toda lógica, damos por hecho que aquello que va a ocurrir ocurrirá justo de esa forma. Qué lío, no?. Así es la mente humana. No hay ninguna lógica que diga que va a ser así, pero, nos dejamos llevar, otra vez, por la “profecía autocumplida”.

Hay un sesgo más en toda esta maraña mental, el sesgo de confirmación. Esas frases lapidarias de:”te lo dije”, “yo sabía que al final ocurriría”, no son más que eso, la confirmación de que somos capaces de, tras haber anticipado que algo ocurriría, analizar cada hecho para confirmar que verdaderamente se ha cumplido. Ponemos en marcha nuestro pensamiento selectivo para quedarnos con lo que confirma nuestro presagio y deshechamos lo que no. ¿Os suena?

Cuando en algún momento de nuestra vida hemos pensado que no “valíamos” para algo (estudiar, un trabajo determinado o correr la maratón de Nueva York), nos sumimos en una situación de angustia que limitará nuestra capacidad y que hará que se confirme nuestra falta de valía para lograr una respuesta positiva.

Si “sospechamos” que alguien nos traiciona (amigo, pareja, compañera,...), pondremos el foco en buscar todos los indicios que confirmen nuestra sospecha. Pongo ahí mi energía y “me ocupo” de que finalmente pase lo que he profetizado.

Aquí van algunos tips que nos pueden servir para bregar con esta trampa de la “profecía autocumplida”:

 

  • Presta atención a tus pensamientos: ¿Cómo son?, ¿Cómo han aparecido?, ¿Están en el presente?, ¿Qué palabras estás usando para referirte a ellos?, ¿Qué te hacen sentir?

  • Date cuenta. ¿Eres capaz de ver si te estás anticipando a algo que aún no ha sucedido?

  • Pregúntate, ¿Tengo alguna evidencia objetiva que me indique que eso va a ocurrir?

  • Que haya pasado en otras ocasiones no significa que tenga que volver a ocurrir. Seamos conscientes y analicemos si nos estamos basando en recuerdos pasados y en cómo me sentí en esa ocasión.

  • Apunta las “pruebas” de esa profecía, haz un poco detective de tí mismo y observa si estas pruebas son reales o imaginarias. Pero, no te hagas trampas al solitario.

  • Intenta encontrar palabras neutras y busca un pensamiento alternativo a esa profecía.

  • Analiza el hecho del pasado en el que te estás basando esta vez. ¿Cuantas veces se cumplio la profecía en el pasado?

 

Y, sobre todo, no dejes que limiten tu vida. No dejes que mermen tu autoestima, porque, como dice R.W. Emerson: “la confianza en uno mismo, en una misma, es el primer peldaño para ascender por la escalera del éxito”.

Si todo esto no es sufiente, sabes que siempre puedes pedir ayuda profesional. Puedes contactar conmigo y te explico qué ofrezco en mi servicio terapéutico (online o presencial) y cual es mi Método Integrativo.

 

¡SALUD!   https://youtu.be/4ziUhDBd_3E

 

Fama o integridad: ¿Qué es más importante?

Dinero o felicidad: ¿Qué es más valioso?

Éxito o fracaso: ¿Qué es más destructivo?

 

Si miras a otros en busca de plenitud

nunca alcanzarás la auténtica plenitud.

Si tu felicidad depende de posesiones

nunca estarás feliz contigo mismo.

 

Conténtate con lo que tienes;

regocíjate en que las cosas son como son.

Cuando comprendes que nada falta,

el mundo entero te pertenece.”

(Tao Te Ching)

 

 

 

Publicado en AUTORRELATOS

Este es el contenido de un taller que impartí hace unos días a través de una de las plataformas que tan habituales se han hecho en nuestras vidas últimamente.

En él, compartido con un puñado de maravillosas personas, hablamos, en torno a ese peliagudo tema de los cuidados, de:

 

  • Lo IMPORTANTE y lo urgente.

  • Pero, ¿qué es el TIEMPO?

  • Cuando DELEGAR es la opción.

  • Decir NO sin sentirse culpable.

  • Alicia en el país de las Maravillas: el conejo y la reina de Corazones.

  • Un HERRAMIENTA fácil para ponerla en práctica hoy mismo.

 

Algunas personas dicen que cuidar de los demás es cuidarse a sí mismo. Yo digo lo contrario: cuidarse a sí mismo es cuidar a los demás, porque, al igual que en el amor, no podemos ofrecer lo que no tenemos.

CUIDAR viene del latín, COGNITARE que significa, PENSAR.

Cuidar es, PONER ATENCIÓN. La cuarta acepción de la RAE dice que es “Dar, darse buena vida”.

Partiendo de la metáfora de Alicia en el país de las Maravillas, tomé prestados dos personajes que me ayudaron a hablar del concepto TIEMPO Y LA DIFERENCIA ENTRE LO IMPORTANTE Y LO URGENTE (el conejo) y La reina de Corazones: ¡que le corten la cabeza!. Para qué nos autosaboteamos?.

"Auto-sabotaje es cuando decimos que queremos algo y después nos aseguramos de que no suceda". Alyce P. Cornyn-Selby

Otra de las cuestiones que más nos inquieta relacionada con el cuidar es la capacidad de DECIR NO. Cuando NO es NO. QUÉ NOS PASA CON LA DELEGACIÓN. QUÉ NOS DECIMOS CUANDO DEJAMOS UNA TAREA PARA LOS DEMÁS.

Saber decir que no y establecer límites no es fácil, pero es muy necesario para sentirnos bien con nosotras mismas, con nosotros mismos y con los demás.

¿Por qué nos cuesta decir que No tantas veces?

Hay diversos factores que influyen en nuestra capacidad para poner límites o a negarnos a peticiones de los demás, normalmente hay algunas ideas irracionales que sostienen este problema y hacen que nos resulte complicado:

 Sentirnos culpables si no hacemos lo que nos piden.
Hacernos responsables de todo. 
Sobrevalorar el "qué dirán" y la opinión de los demás por encima de nuestros motivos.
Estar pendientes de lo que opinen los demás de nosotras/os, querer quedar siempre bien. No podemos evitar siempre el conflicto o caerle siempre bien a todo el mundo, hemos de aceptar esta premisa de antemano.

 

Para finalizar, hicimos una práctica donde utilicé una herramienta de PNL para trabajar cómo tomar decisiones con autonomía.

 

Aquí, en el enlace, podéis ver el vídeo del taller completo. ¡SALUD!

https://youtu.be/U3r9K3K30QM

 

 

Publicado en AUTORRELATOS