Elementos filtrados por fecha: Enero 2021
Viernes, 29 Enero 2021 08:52

CONSTRUIR LA FELICIDAD

 

Cuentan que un caminante llegó a un cementerio a las afueras de un pueblo. La puerta de bronce del cementerio estaba abierta, así que decidió entrar y dar una vuelta para conocerlo. El sitio era hermoso, lleno de flores y jardines bien cuidados.

Cuando se acercó a la primera tumba, la lápida tenía grabado el siguiente mensaje: «Abdul Tareg vivió ocho años, seis meses, cinco semanas y tres días». La persona se entristeció, pues pensó en la tragedia que la familia tuvo que haber pasado al perder un niño tan pequeño.

Luego se acercó a la siguiente tumba y leyó: «Yamir Kalib vivió cinco años, ocho meses, tres semanas y un día». Pensó: «¿Otro niño?». No podía comprenderlo. A continuación dio una mirada rápida a todo el cementerio y descubrió que todas las tumbas tenían grabadas edades que no pasaban de los 12 años. La persona estaba golpeada emocionalmente.

¿Qué tipo de desastre tenía que haber pasado en este pueblo para que murieran tantos niños? ¿Qué tipo de maldición tenía? ¿Valía la pena visitarlo? El guardián del cementerio, acostumbrado a las reacciones de los forasteros ante las tumbas, se le acercó y le aclaró: «En nuestro pueblo tenemos una costumbre: a los 15 años todo joven recibe de sus padres una libreta para apuntar todos los momentos en que realmente fue feliz. Al morir, se suman los momentos de la libreta en que la persona fue feliz y se inscriben en la lápida. Aquí creemos que el verdadero tiempo vivido es el tiempo en que fuimos felices»”.

La FELICIDAD significa, vivir en la esencia, siendo yo misma el cambio que quiero en el mundo. Desde que nacemos, estamos alejándonos de esa semilla que fuimos.

Lo que define ese yo verdadero, nuestra auténtica naturaleza, es: la AUTENTICIDAD, el DESAPEGO, el CORAJE, la INOCENCIA y el AMOR INCONDICIONAL.

Si nos exigimos ser felices y creemos que nada de lo que hacemos nos lleva a esa felicidad, nos frustramos, entramos en un estado de carencia, de ansiedad, dejamos de fluir y estar en el presente. Iniciamos una lucha encarnizada, contra no se sabe muy bien quién ni qué, que nos lleva al sufrimiento.

¿Nos paramos alguna vez a pensar en cuales son de verdad nuestra necesidades?

Seguramente no. Si lo hiciéramos veríamos que necesitamos menos de lo que pensamos. La cuestión, a veces, es que confundimos necesidades con deseos.

No está de más recordar, así al menos lo creo yo, que la felicidad está dentro de nosotros, de nosotras. Como se dice desde el budismo, es un estado de paz, de serenidad y de tranquilidad.

Significa vivir desde la excelencia y no desde la exigencia que nos lleva a priorizar los momentos de placer que suelen ser efímeros y tienen que ver con el tener.

Sin embargo, cuando somos capaces de centrarnos en el SER, confiamos en la vida, confiamos en los demás y en nosotros mismos, en nosotras mismas. Nos convertimos en personas compasivas capaces de aceptar lo que nos pasa, lo que acontece. Mi paz, mi tranquilidad, mi felicidad, no las pongo en manos de acontecimientos externos.

Cuando acepto lo que ocurre -no significa que me guste- me convierto en el dueño, en la dueña de mi vida, me siento capaz de superar los obstáculos y encontrar la felicidad en el camino de lo aprendido.



VEO MIS...



Piedritas en la ventana

De vez en cuando la alegría tira piedritas contra mi ventana.
Quiere avisarme que está ahí esperando, pero me siento calmo casi diría ecuánime.
Voy a guardar la angustia en un escondite y luego a tenderme cara al techo, que es una posición gallarda y cómoda para filtrar noticias y creerlas.
Quién sabe dónde quedan mis próximas huellas ni cuándo mi historia va a ser computada, quién sabe qué consejos voy a inventar aún y qué atajo hallaré para no seguirlos.
Está bien no jugaré al desahucio, no tatuaré el recuerdo con olvidos, mucho queda por decir y callar y también quedan uvas para llenar la boca.
Está bien me doy por persuadido que la alegría no tire más piedritas, abriré la ventana, abriré la ventana” - Mario Benedetti -

Publicado en AUTORRELATOS