Martes, 06 Agosto 2019 11:05

SOLEDAD

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

Si te sientes en soledad cuando estás solo, estás en mala compañía” 

-Jean Paul Sartre-

Que la soledad tiene mala prensa no es preciso recordarlo. Sin embargo, siempre he pensado que pasar tiempo sola, me ayudaría a mejorar la relación más importante de mi vida, la relación conmigo misma.

En mi adolescencia, me encantaba quedarme a solas en casa cuando todos huían a las calles y las plazoletas en las tórridas noches de verano. Yo me quedaba allí, tranquila, mirando de vez en cuando a través de aquella pequeña ventana enrejada. Desde mi atalaya oía el grito ensordecedor de mi madre invitándome a salir y haciendo un comentario jocoso sobre las rarezas de la niña.

Ese, seguramente, fue el caldo de cultivo. Ahora, en la madurez, sigo disfrutando de esa soledad, casi siempre elegida y no siempre entendida, que me hace conectar conmigo misma, con mis anhelos y deseos, con mis pérdidas y mis recuerdos.

¡Estar sola no es un acto de heroicidad!

No lo hago para demostrar mi fortaleza. ¿Quien quiere ser fuerte?.

No para dejar constancia de que puedo con todo. ¿Quien puede con todo?.

Lo hago por placer. Por el placer del silencio. Por el placer de sentir mi individualidad. Por el placer de sentir-me.



Todo el pasado se quiere apoderar de mí
y yo me quiero apoderar del futuro,
me dislocan la cabeza para que mire atrás
y yo quiero mirar adelante.

No me asustan la soledad y el silencio,
son los lugares preferidos de Dios
para manifestarse.

Mi eterna gratitud a los que me quieren,
siempre les recordaré a la hora del sol.

No puedo detenerme,
perdonad, tengo prisa,
soy un río de fuerza, si me detengo
moriré ahogada en mi propio remanso”.

-Gloria Fuertes-

Foto: Anya Bartels-Suermondt




Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.