Mostrando artículos por etiqueta: awareness

Viernes, 29 Enero 2021 08:52

CONSTRUIR LA FELICIDAD

 

Cuentan que un caminante llegó a un cementerio a las afueras de un pueblo. La puerta de bronce del cementerio estaba abierta, así que decidió entrar y dar una vuelta para conocerlo. El sitio era hermoso, lleno de flores y jardines bien cuidados.

Cuando se acercó a la primera tumba, la lápida tenía grabado el siguiente mensaje: «Abdul Tareg vivió ocho años, seis meses, cinco semanas y tres días». La persona se entristeció, pues pensó en la tragedia que la familia tuvo que haber pasado al perder un niño tan pequeño.

Luego se acercó a la siguiente tumba y leyó: «Yamir Kalib vivió cinco años, ocho meses, tres semanas y un día». Pensó: «¿Otro niño?». No podía comprenderlo. A continuación dio una mirada rápida a todo el cementerio y descubrió que todas las tumbas tenían grabadas edades que no pasaban de los 12 años. La persona estaba golpeada emocionalmente.

¿Qué tipo de desastre tenía que haber pasado en este pueblo para que murieran tantos niños? ¿Qué tipo de maldición tenía? ¿Valía la pena visitarlo? El guardián del cementerio, acostumbrado a las reacciones de los forasteros ante las tumbas, se le acercó y le aclaró: «En nuestro pueblo tenemos una costumbre: a los 15 años todo joven recibe de sus padres una libreta para apuntar todos los momentos en que realmente fue feliz. Al morir, se suman los momentos de la libreta en que la persona fue feliz y se inscriben en la lápida. Aquí creemos que el verdadero tiempo vivido es el tiempo en que fuimos felices»”.

La FELICIDAD significa, vivir en la esencia, siendo yo misma el cambio que quiero en el mundo. Desde que nacemos, estamos alejándonos de esa semilla que fuimos.

Lo que define ese yo verdadero, nuestra auténtica naturaleza, es: la AUTENTICIDAD, el DESAPEGO, el CORAJE, la INOCENCIA y el AMOR INCONDICIONAL.

Si nos exigimos ser felices y creemos que nada de lo que hacemos nos lleva a esa felicidad, nos frustramos, entramos en un estado de carencia, de ansiedad, dejamos de fluir y estar en el presente. Iniciamos una lucha encarnizada, contra no se sabe muy bien quién ni qué, que nos lleva al sufrimiento.

¿Nos paramos alguna vez a pensar en cuales son de verdad nuestra necesidades?

Seguramente no. Si lo hiciéramos veríamos que necesitamos menos de lo que pensamos. La cuestión, a veces, es que confundimos necesidades con deseos.

No está de más recordar, así al menos lo creo yo, que la felicidad está dentro de nosotros, de nosotras. Como se dice desde el budismo, es un estado de paz, de serenidad y de tranquilidad.

Significa vivir desde la excelencia y no desde la exigencia que nos lleva a priorizar los momentos de placer que suelen ser efímeros y tienen que ver con el tener.

Sin embargo, cuando somos capaces de centrarnos en el SER, confiamos en la vida, confiamos en los demás y en nosotros mismos, en nosotras mismas. Nos convertimos en personas compasivas capaces de aceptar lo que nos pasa, lo que acontece. Mi paz, mi tranquilidad, mi felicidad, no las pongo en manos de acontecimientos externos.

Cuando acepto lo que ocurre -no significa que me guste- me convierto en el dueño, en la dueña de mi vida, me siento capaz de superar los obstáculos y encontrar la felicidad en el camino de lo aprendido.



VEO MIS...



Piedritas en la ventana

De vez en cuando la alegría tira piedritas contra mi ventana.
Quiere avisarme que está ahí esperando, pero me siento calmo casi diría ecuánime.
Voy a guardar la angustia en un escondite y luego a tenderme cara al techo, que es una posición gallarda y cómoda para filtrar noticias y creerlas.
Quién sabe dónde quedan mis próximas huellas ni cuándo mi historia va a ser computada, quién sabe qué consejos voy a inventar aún y qué atajo hallaré para no seguirlos.
Está bien no jugaré al desahucio, no tatuaré el recuerdo con olvidos, mucho queda por decir y callar y también quedan uvas para llenar la boca.
Está bien me doy por persuadido que la alegría no tire más piedritas, abriré la ventana, abriré la ventana” - Mario Benedetti -

Publicado en AUTORRELATOS
Martes, 15 Diciembre 2020 10:15

SESIONES PERSONALES PARA DESPEDIR 2020

He abierto un cupo para aquellas personas que sientan la NECESIDAD y/o el DESEO de ser ACOMPAÑADAS en este extraño final de año e iniciar el próximo adaptándose a los cambios que estamos viviendo en esta nueva realidad; aceptando lo que nos está tocando vivir.

Mis SESIONES PERSONALES tendrán un DESCUENTO del 20% hasta el 10 de enero de 2021 para quienes inicien un nuevo proceso .

Las sesiones podrán ser PRESENCIALES en mi consulta de Sevilla, con todas las medidas de seguridad, u ONLINE.

En mis PROCESOS DE ACOMPAÑAMIENTO parto de un método propio que he dado en denominar, PEDAGOGÍA DEL SER. Utilizo el COACHING como base, implementado con herramientas de Programación Neurolingüística -PNL-, técnicas de GESTALT y principios basados en la NEUROEMOCIÓN.

Si te interesa, puedes contactar conmigo y te daré la información que precises. 

 

“Es preciso estar siempre a la altura del azar” -Nietzsche-

Ángeles Fernández Romero
#AcompañandoAPersonas
angeles@alpairo.es
687462186

Publicado en AUTORRELATOS
Miércoles, 30 Septiembre 2020 09:02

AUTO-AMOR EN TIEMPOS CONFUSOS: TÁCTICAS Y ESTRATEGIAS

Hablar de tácticas y estrategias me lleva irremediablemente a Benedetti, como no.

Pero también me lleva a herramientas, a esa fórmula mágica que tantas veces buscamos, esa pócima que no es ni más ni menos el empujoncito que necesitamos para salir del “huevo frito” (otros lo llaman zona de confort)

Eso es justo lo que te ofrezco en este taller online. Partimos del auto-amor como gesto, pasando por esta situación extraordinaria que vivimos y que seguramente no facilita el hecho de ponernos por delante de nada ni de nadie. Aceptar-nos como somos ahora mismo, apreciando cada instante.

Como dice J. Garriga, “Amar lo que es, la realidad tal como se manifiesta, (…) Amar lo que somos, dejando de pretender ser diferentes, respetando nuestros distintos rostros (…) respetando nuestro cuerpo único y perfecto, respetando nuestros sentimientos tan necesarios y valiosos”.

Para trabajar sobre todo ello nos encontraremos, vía zoom, el próximo sábado 17 de octubre en horario de 10:00h a 14:00h.

Escríbeme y te mando toda la información para acceder...

 

UN SALUDO!

Publicado en AUTORRELATOS
Viernes, 18 Septiembre 2020 07:31

¿DE VERDAD EXISTEN PERSONAS TÓXICAS?

Existe un término, deliberadamente perverso, que se ha asentado de forma natural en nuestro vocabulario: PERSONAS TÓXICAS.

Nos encontramos con infinita información, estudios sesudos, otros no tanto, grandes expertos y seguramente algún que otro listillo que se tira a la piscina haciendo clasificaciones, recomendaciones, mil y una teorías sobre lo que las personas inteligentes emocionalmente tienen que hacer para “manejar” (palabra horrible) a las personas tóxicas. Así, tal cual lo he visto escrito!

Cuando clasificamos a alguien de nuestro entorno con esta terminología, ¿qué estamos haciendo?.

.Los estamos etiquetando: “Los rasgos de las personas tóxicas son...”

.Nos estamos posicionando en un lugar de superioridad: “Aprende a manejar a una persona tóxica, identifícalas para alejarte de ellas, si te quieres, aléjate de ellas...”

.Nos convertimos en perseguidores desde una falsa situación de víctima: “Cuidado!!!, puedes estar siendo víctima de una persona tóxica...”

.Caes en la trampa de relacionar tu éxito personal con el alejamiento de personas tóxicas: “La gente exitosa maneja a las personas tóxicas...”

Contínuamente nos recomiendan que no nos acerquemos a los quejumbrosos. Que no sigamos sus comportamientos “irracionales”. Que no nos dejemos manipular por ellos. Que no nos roben nuestra felicidad. Y sobre todo, que ante este “tipo de personas” , si acaso, aprendamos a perdonar, pero nunca a olvidar (mala noticia, esto NO es perdonar. Muy pronto haré una reflexión sobre el PERDÓN).

A mí todo esto me resulta descorazonador. No porque me sienta en los mundos de Yupi, no porque la espiritualidad me haya calado tanto que me ha convertido en Buda, simplemente porque me hace reflexionar sobre este mundo cada vez más dual, donde nos sentimos con el derecho de decir que está bien y que mal, sin pudor, con el convencimiento de que mi verdad es LA VERDAD.

Seguramente todos y todas hemos encajado en ocasiones en alguno de estos perfiles.

Seguramente hemos sido impertinentes, antipáticos, iracundos o chupadores de energía.

Por eso, en lugar de hablar de personas tóxicas, con lo que supone que te clasifiquen así, ¿por qué no hablamos de SITUACIONES TÓXICAS?

Desde luego, para mí, entre personas y situaciones, estos son mis TIPS:

.-Es más lícito ponerle una etiqueta a una situación, a una escena determinada y lo que esta te provoca.

.-Es más factible gestionar una situación. Porque, ¿quién soy yo para gestionar a nadie?.

.-Es más fácil alejarte de esa situación concreta. Esto me molesta, me inquieta, me incomoda, y yo decido alejarme.

.-Podemos salir del victimismo si pensamos en una escena concreta. Si generalizamos y relacionamos ese sentimiento con la persona que participa en la escena, ¿a quién le estoy dando el poder?

.-Profecía autocumplida. Si enfocamos nuestra emoción en la persona, seguramente se cumpla “eso” que tanto tememos (seguro que se enfada, ya verás como monta el numerito, cuando le diga que no me va a gritar...)

.-No caemos en el engaño de poner el éxito personal en los demás. A veces pensamos que nuestro éxito profesional no se ha producido porque tenemos un jefe “tóxico”, o porque nuestras compañeras de trabajo son unas histéricas, ¿seguro?.

Preguntarnos para qué esa persona se comporta de esa determinada manera puede resultar difícil, cansado y hasta agotador, pero os aseguro que ayuda cuando nos situamos en una posición de igualdad. Cuando tomamos responsabilidad en el asunto y tomamos conciencia de lo que podemos o no hacer ante esa situación.

¿Difícil?, como siempre digo...Nadie dijo que fuera fácil!

En definitiva, alejarnos de esa terminología nos da paz, nos hace personas más compasivas, empáticas y...FELICES.

 

¡SALUD!

 

Publicado en AUTORRELATOS
Viernes, 04 Septiembre 2020 09:41

PROCRASTINACIÓN

Justo ahora, cuando este extraño verano casi llega a su fin, os vengo con nueva reflexión sobre este término, como decíamos, difícil de pronunciar y más difícil de gestionar. Y recordamos, ahora que estamos en pleno intento de vuelta a la normalidad, que “cualquier día” no es un día de la semana.

PROCRASTINAR quiere decir dejar para el futuro, es una palabra de origen latino, viene de procrastinare que significa aplazar.
Cuando la realización de una tarea nos resulta desagradable, trabajosa o cansada, física o psicológicamente, la mayoría de las personas buscamos la forma de posponerla, ya sea llevando a cabo otras actividades más placenteras o simplemente dejando pasar el tiempo.

Cuando te des cuenta que estás procrastinando, pregúntate, ¿de qué estoy huyendo? Porque sí, amigos y amigas, procrastinar tiene mucho que ver con la huida y la evitación.

Evitamos hacer algo porque exponernos a ello nos genera ansiedad y malestar. Quizás nuestro cerebro, una vez más, nos hace el jueguecito y sentimos un cierto placer momentáneo, pero no nos engañemos, estamos cayendo en una trampa y cada vez habrá más situaciones que “nos apetezca” evitar y que nos llevará a limitar nuestra vida y quizás nos suma en un profundo malestar.

Por tanto, huir y evitar nunca es la salida, tan solo nos provoca un bienestar momentáneo, una ilusión de la realidad. La tarea pendiente sigue estando ahí.

Los griegos llamaban a la procrastinación “akrasía”, que quiere decir falta de autocontrol y tendencia a actuar en contra de nuestro verdadero interés.

Para mí, tiene mucho que ver con el autosabotaje, del que ya hemos hablado en alguna ocasión. Tiene que ver con esa batalla interna que nos impide, tantas veces, estar en PAZ.

En la ESTRATEGIA para dejar de procrastinar, estos son mis 10 TIPS:

 

  1. Párate y haz una lista de excusas, de las tuyas, de esas que te dices cada vez que te enfrentas a una tarea. Elimíalas de tu vida. ¿Difícil?, nadie dijo que fuera fácil.

     

  2. Piensa qué consecuencia real, de verdad, está provocando que tú pospongas eso que no te apetece hacer.

     

  3. Ponte en la situación contraria, ¿Qué beneficio vas a obtener si lo haces?

     

  4. Prémiate. No tienen que ser grandes regalos. Simplemente concédete un pequeño capricho por haberle metido mano a eso que llevabas tiempo posponiendo.

     

  5. No hay que hacerlo todo a la vez. Dosifica tus tareas. ¿Recuerdas el refrán, “el que mucho abarca, poco aprieta”?, pues eso!

     

  6. Confía en ti. El miedo al fracaso hace que tu mente te empuje al abismo de la procrastinación.

     

  7. Deja de poner excusas, el universo no tiene la culpa. Responsabilízate de tu vida, de tus éxitos y de tus fracasos.

     

  8. Planifica. Diferencia entre lo importante y lo urgente. Pon-te fechas límites.

     

  9. Regla de los 5 segundos de Mel Robbins. Llega el momento de hacer “eso” que no te apetece. Sabes que tienes que hacerlo, pero dudas. En ese momento, haz una cuenta atrás de 5 segundos y...¡ponte en marcha! Pasados esos 5 segundos, si no lo has hecho, tu cerebro, que es muy listo, abandonará la idea y tú te convencerás que es mejor dejarlo para otro momento. ¡Este es el juego!

     

  10. Practica algún tipo de meditación. Se ha comprobado que hay una relación inversa entre la procrastinación y la meditación consciente o mindfulness. Si nos concentramos en el momento presente ayudamos a evitar la procrastinación y al contrario, cuando la evitamos, estamos facilitando vivir en el momento presente.

 

Ahora, que seguramente estás a punto de reincorporarte, de retomar tus tareas cotidianas, ¿dónde te sitúas?

 

¡Métele mano a la vida!

 

 

¡SALUD!

 

Publicado en AUTORRELATOS
Viernes, 10 Julio 2020 06:02

PRESAGIOS Y AUGURIOS

Me encanta la sonoridad de estas palabras. Reflexionar sobre ellas ha seguido el camino contrario a la lógica. Primero pensé en el fonema y luego caí en la cuenta de lo mucho que estos términos, tan hermosos, con tanto significado, tienen que ver con un término, mucho menos sonoro, pero con gran carga en disciplinas como la psicología o el coaching: la “profecía autocumplida”.

A su vez, este concepto lo relaciono con los “y si // y si no”, que tienen mucho que ver con la adivinación y las creencias vinculadas a los presagios y los augurios. Cerramos el círculo!

Exacto, la “profecía autocumplida” es la predicción que, una vez hecha se convierte en la causa que corrobora esa predicción más adelante. Si yo concibo algo como real, esta situación crea efectos reales en mí, porque yo creo (de crear) la realidad a través de mi sesgo.

Relacionándolo con la situación actual podríamos poner un ejemplo. Si una persona cree que todo lo que está pasando alrededor del covid se debe a una conspiración política y económica a nivel mundial, todo lo que lee, todas las noticias que escucha, toda la información que busca estarán enfocadas en confirmar esa hipótesis y se aferrará con mayor convicción a ello. Su profecía se ha cumplido. Su enfoque subjetivo triunfa por encima de cualquier otra teoría.

Las creencias y las expectativas que los demás tienen sobre nosotros también afectan a nuestro comportamiento, generando conductas que confirman lo que se espera que hagamos. Otra vez, la “profecía autocumplida”.

Se dice que la “profecía autocumplida” es un sesgo en la percepción que provoca que anticipemos los hechos y sus consecuencias antes de que ocurran.

Cuando vivimos una situación determinada guardamos un registro en nuestra memoria que nos sirve de aprendizaje, vamos construyendo nuestra vida a través de las vivencias, pero...

 

¿CUAL ES EL PROBLEMA?

 

Fácil: NOS ANTICIPAMOS. Ante una situación determinada y basándonos en argumentos totalmente irracionales y fuera de toda lógica, damos por hecho que aquello que va a ocurrir ocurrirá justo de esa forma. Qué lío, no?. Así es la mente humana. No hay ninguna lógica que diga que va a ser así, pero, nos dejamos llevar, otra vez, por la “profecía autocumplida”.

Hay un sesgo más en toda esta maraña mental, el sesgo de confirmación. Esas frases lapidarias de:”te lo dije”, “yo sabía que al final ocurriría”, no son más que eso, la confirmación de que somos capaces de, tras haber anticipado que algo ocurriría, analizar cada hecho para confirmar que verdaderamente se ha cumplido. Ponemos en marcha nuestro pensamiento selectivo para quedarnos con lo que confirma nuestro presagio y deshechamos lo que no. ¿Os suena?

Cuando en algún momento de nuestra vida hemos pensado que no “valíamos” para algo (estudiar, un trabajo determinado o correr la maratón de Nueva York), nos sumimos en una situación de angustia que limitará nuestra capacidad y que hará que se confirme nuestra falta de valía para lograr una respuesta positiva.

Si “sospechamos” que alguien nos traiciona (amigo, pareja, compañera,...), pondremos el foco en buscar todos los indicios que confirmen nuestra sospecha. Pongo ahí mi energía y “me ocupo” de que finalmente pase lo que he profetizado.

Aquí van algunos tips que nos pueden servir para bregar con esta trampa de la “profecía autocumplida”:

 

  • Presta atención a tus pensamientos: ¿Cómo son?, ¿Cómo han aparecido?, ¿Están en el presente?, ¿Qué palabras estás usando para referirte a ellos?, ¿Qué te hacen sentir?

  • Date cuenta. ¿Eres capaz de ver si te estás anticipando a algo que aún no ha sucedido?

  • Pregúntate, ¿Tengo alguna evidencia objetiva que me indique que eso va a ocurrir?

  • Que haya pasado en otras ocasiones no significa que tenga que volver a ocurrir. Seamos conscientes y analicemos si nos estamos basando en recuerdos pasados y en cómo me sentí en esa ocasión.

  • Apunta las “pruebas” de esa profecía, haz un poco detective de tí mismo y observa si estas pruebas son reales o imaginarias. Pero, no te hagas trampas al solitario.

  • Intenta encontrar palabras neutras y busca un pensamiento alternativo a esa profecía.

  • Analiza el hecho del pasado en el que te estás basando esta vez. ¿Cuantas veces se cumplio la profecía en el pasado?

 

Y, sobre todo, no dejes que limiten tu vida. No dejes que mermen tu autoestima, porque, como dice R.W. Emerson: “la confianza en uno mismo, en una misma, es el primer peldaño para ascender por la escalera del éxito”.

Si todo esto no es sufiente, sabes que siempre puedes pedir ayuda profesional. Puedes contactar conmigo y te explico qué ofrezco en mi servicio terapéutico (online o presencial) y cual es mi Método Integrativo.

 

¡SALUD!   https://youtu.be/4ziUhDBd_3E

 

Fama o integridad: ¿Qué es más importante?

Dinero o felicidad: ¿Qué es más valioso?

Éxito o fracaso: ¿Qué es más destructivo?

 

Si miras a otros en busca de plenitud

nunca alcanzarás la auténtica plenitud.

Si tu felicidad depende de posesiones

nunca estarás feliz contigo mismo.

 

Conténtate con lo que tienes;

regocíjate en que las cosas son como son.

Cuando comprendes que nada falta,

el mundo entero te pertenece.”

(Tao Te Ching)

 

 

 

Publicado en AUTORRELATOS